BREAKING NEWS

¿Cómo es cuando la familia no acepta que el hijo tiene Asperger?

Fotografia: Reproducción/Serie Parenthood

¿Cómo será la vida de un Asperger, cuando su familia no acepta que el mismo tiene el Síndrome ?.

Ya hablamos mucho por aquí sobre el Síndrome de Asperger que en los días actuales es denominada como el grado más leve del autismo y puede ser denominada como simplemente TEA, que es la abreviatura para Trastornos del Espectro del Autismo.

Una persona Asperger es un autista de alto rendimiento y puede tener una vida “normal” por tener un desarrollo considerado adecuado y en muchos casos hasta por encima de la media de la población en general.

Sus principales dificultades pueden ser resumidas por una “deficiencia” en la interacción social y aún en sus funciones motoras, ya que muchos individuos que tienen el Asperger, tienden a tener alguna dificultad en su coordinación motora.

El diagnóstico para este síndrome es de difícil alcance, porque la misma no es un “problema” tan conocido por la población como un todo y son pocos los profesionales que acaban profesionalizando en este sentido.

El diagnóstico también se vuelve complejo debido a dificultades de identificación del trastorno, que a veces puede confundirse con otro problema cualquiera.

Generalmente la mayoría de los individuos que sufren con Asperger, pasan toda su vida, sin tener el diagnóstico confirmado.

Sin embargo, existen casos en los que se alcanza el diagnóstico, pero los familiares del individuo se niegan a aceptarlo.

Esto porque en los días actuales el “autismo” todavía es visto por la sociedad con ojos preconcebidos, en los que la gente cree que esas personas son seres incapaces y que nunca podrán tener una vida totalmente independiente.

En otras palabras, buena parte de la sociedad considera a una persona autista, como un “retardado”, “loco”, o algo de este género.

Y es precisamente por este motivo, que muchos familiares se niegan a creer que su hijo, sufra con el Asperger. Aunque los expertos responsables del diagnóstico, expliquen más sobre el autismo, se niegan a creer en ese diagnóstico.

Y con eso quien acaba siendo afectado es el individuo que sufre con el Asperger, pues él esta perdiendo la oportunidad de conseguir un “tratamiento” que pueda contribuir para que su vida sea un poco menos “difícil”, ya que estos individuos tendrán que enfrentarse Diversos desafíos a lo largo de sus jornadas.

Desafíos que ya se han abordado al extremo aquí en este blog. Una cosa es cierta en todo esto, si su hijo, o pariente cercano ha sido diagnosticado como un “portador” del Asperger, no piense en todos los estereotipos que la sociedad puede enmarcar.

Pero piense solamente en él mismo, con ayuda de profesionales calificados para un tratamiento adecuado, la vida de los familiares y del propio Asperger tiende a ser mucho más simple.

En cuanto al prejuicio, éste está lejos de ser exterminado, pero vale aquel viejo dicho “¿Quién es usted para juzgar mi vida, usted paga mis cuentas?”.

*Articulo traducido en Google Traductor!.

« »