BREAKING NEWS

¿Cómo lidiar con problemas en el habla en un niño Asperger?

Fotografia: Reproducción

Hoy vamos a hablar sobre un tema reportado por uno de los participantes de uno de los grupos de los que está escrito.

Se trata de los problemas con el habla que pueden afectar y mucho la vida de niños que tienen el Síndrome de Asperger, o cualquier otro trastorno que compone los trastornos del Espectro Autista (TEA).

Estas dificultades con el habla pueden ir desde una demora para que el niño empiece a hablar, incluso a un habla poco audible por los interlocutores. Lo que puede acabar obstaculizando en el desarrollo del niño como un todo.

Según algunos estudios al menos el 50% de los niños que sufren con el Asperger, o simplemente con el TEA enfrentaron algún tipo de dificultad en el habla. En el principio, al principio, al dar las primeras palabras, pero tarde de lo que es “normal” o aún cuando el niño llega a la edad escolar, cuando pasa a aprender más “palabras” ya veces no puede ejecutarlas con precisión.

Hay otros problemas en el habla que pueden surgir a lo largo de la vida de un Asperger, como por ejemplo la falta de control en saber su turno en hablar en una conversación. Casi siempre las personas con el TEA se pierden en una conversación, donde no saben bien el momento que deben callarse, o hablar algo.

También pueden ser comprendidos por los demás como personas “metidas” o “egoístas” por pasar de cerca a personas que aunque sean parte de su convivencia y no saludarlas.

Otra gran dificultad en el campo de la “habla” en el Asperger queda en el aspecto del individuo de interpretar correctamente “bromas” o aún frases con “figuras de lenguaje”.

Generalmente estos individuos interpretan “casi” todo de manera literal y pueden acabar colocándose en “faldas justas” al hacer algún cuestionamiento que no puede ser entendido directamente por el interlocutor de la conversación.

Otro aspecto bastante común cuando el tema es el “hablar” en las personas que tienen el Asperger es que casi siempre estos usan la misma con mucha formalidad y pueden ser considerados por las personas “normales” como personas “frescas” que le gusta exhibirse por hablar Muy “certinho”.

Por supuesto que todo esto citado arriba puede ser aprendido para que suceda con menores frecuencias y así no afecte mucho la vida del Asperger. Cuando el mismo conquista su diagnóstico, la familia puede buscar ayuda de un terapeuta que ayudará al niño, adolescente o aún adulto a lidiar con todo ya disuelto arriba.

En los casos en que el niño tarda en hablar, es importante que la familia haga uso de la ayuda de un fonoaudiólogo que ayudará al niño a desarrollar de forma más eficiente su comunicación.

Y una vez más vale destacar el papel de la familia en todo esto, los familiares necesitan estimular a sus pequeños a hablar más y tratar con todos los “detalles” que existen en la comunicación. Hecho esto estos pueden manejar mejor con todo lo que todavía tendrán que enfrentar a lo largo de su vida.

« »